Pa’lante: La Prisionificación de las Mujeres Indígenas


por Stormy Ogden (translated by Virginia Vélez)
En el calor de mi fantasía
Me despierto a las paredes gris y frías
De mi realidad

Estas palabras resonaron en mi mente en cuanto el juez leyó la sentencia, “Sra. Ogden, Ud. será sentenciada a un periodo de cinco años que cumpliras en el Centro de Rehabilitación de California en Norco.” Mi realidad está siendo devastadoramente mas común entre las mujeres de los EEUU. La población de mujeres es la más rápida creciente de los que son encarcelados, especialmente en California, que ahora es único en tener mas mujeres encarceladas que el resto del país. Historicamente, las formas mas brutal de controlar la sociedad han sido directadas a los grupos mas oprimidos en la sociedad, y la forma mas brutal de controlar a la sociedad en los EEUU es el sistema de prisiones estatales y federales. Las que tienen la mayor probabilidad de ser mandadas a las carceles y prisiones son mujeres pobres y/o de color. En Norte América, una gran proporción de esta gente son Americanas Indígenas.
La cantidad de prisioneros Americanos Indíjenos, especialmente las mujeres, es casí imposible de obtener. La mayor razón es que el sistema de clasificación utilizada en las prisiones incluye solo Blancos, Negros, Hispanos, o Otro.

Ubicado fuera de la puerta de mi cuarto había una cartita blanca 8×5 que anotaba mi apellido, Ogden, mi número estatal, W-20170, y mi clasificación, Otro. Cada mañana en cuanto salía para mi trabajo asignado, yo tachaba “Otro” y escribía AI. Cada tarde, al regresar para ser contada, había una tarjeta nueva con “Otro” escrito. Esto sucedió por varios días hasta que finalmente el oficial de cargo se me acerco, “La próxima vez, Ogden, vas a ser reportada y vas a perder el tiempo con buen comportamiento.” La próxima mañana antes de ir al trabajo, encontré un marcador permanente, arranqué la tarjeta de la pared, y escribí en la pared, “Americana Indígena”.

drawing of animalsLas mujeres dentro las prisiones están luchando para mantener sus sensibilidades dentro un sistema que las aislan y las rebajan, un sistema diseñado para castigar. Pero, para la mujer Americana Indígena, nuestra lucha también es por nuestra identidad.
Yo escribo esto como una mujer Indígena de California, una mujer con ancestros de los tribus de Yokuts y Pomo. Escribo también como una ex-prisionera del estado de California y una quien a sobrevivido la colonización por los poderes europeos. La historia de la colonización es una tragedia desde el día del contacto con los europeos hasta hoy.
Para colonizarnos traeron dos ramientos para nuestra destrucción total, la botella y la biblia, ambos imponidos a la gente Indígena. El resultado fué la erosión del lenguaje, la cultura, las formas de vivir, la religión, el terreno y las vidas de los indígenas. Declararon que era un crimen que practicaran sus tradiciones. Añadido a los ataques contra la soberanía y la cultura indígena, la encarcelación llegó a ser la forma principal del gobierno para asustar y castigar. Tal como dice la Profesora Luana Ross en su libro, “Utilizando vários procedimientos, los gobiernos estatales y federales definieron a los Americanos Indigenos como “desviado” y “criminal”.
Casi todos los aspectos de las vidas de la gente Indígena han sido subyugadas bajo la jurisdicción sin limites de los EEUU. La historía de la relación entre las naciones indígenas y los EEUU han sido conspicuo por las leyes opresivas y las polices diseñadas para socavar la soberanía de esas naciónes y debilitar sus culturas. Estas leyes fueron diseñadas para anihilar totalmente la gente indígena y asimilarlas en la sociedad dominante. Las gente indígena han sido encarcelados en muchas formas, tales como las fortalezas militares, missiónes, reservaciónes, escuelas de internos, y ahora las prisiones estatales y federales. Estos solo pueden ser ramientos del racismo y el control social.
La criminilización y el encarcelamiento de la gente indígena puede ser interpretada como otro esfuerzo para controlar los terrenos indígenos y negar la soberanía indígena, ya que estamos viendo una cantidad espantosa de gente indígena encerrados en sus propios terrenos ancestrales. Ninguna persona indígena puede olvidar que su tierra natal fue robada y que viven en la pobreza en los margenes de la sociedad, desesperadamente luchando para mantener sus tradiciones. Tomando esto en cuenta, se puede decir que la Industria de Prisiones fue armada en el medio de las vidas Indígenas y dentro los terrenos ancestrales.