Editorial: La Esclavitud del Nuevo Milenio

por: shawnna d. y el Colectivo Editorial Fire Inside
Así como los Africanos liberados fueron convictos por delitos y luego usados como mano de obra barata (gratuita) para la industria del capitalismo, hoy la gente pobre y la gente de color son igualmente el blanco para ser encarcelada en cantidades desproporcionadas. Una vez encarceladas, prisioneros en las cárceles de California trabajan y no reciben casi nada por su labor. Se suma a esto que regularmente son expuestos a condiciones extremas del clima, supervisores abusivos, y un ambiente de trabajo muy inseguro.
Durante las dos pasadas décadas el encarcelamiento ha sido uno de las principales industrias crecientes de Estados Unidos. Una industria repleta con inversionistas de Wall Street, exhibiciones de comercio, convenciones y de publicaciones académicas. Muchos de los prisioneros hacen trabajo para que las prisiones funcionen: tales como empleados, cargadores, y trabajos de la cocina y de áreas verdes por lo cual no ganan nada, tan solo 8 centavos por hora.
La Autoridad de Industria de Prisiones /Prison Industry Authority (PIA), la cual es una agencia que opera las industrias de prisiones en California, emplean aproximadamente 6,000 prisioneros de California y proveen mas de 60 tipos de productos y servicios. Prisioneros que trabajan para la PIA hacen dentaduras, lentes, banderas de Estados Unidos, ropa, y muebles de oficina que son usados por instituciones del estado. Ellos ganan de 30 a 95 centavos por hora.
Parte del trabajo para Joint Ventures- una colaboración entre las Prisiones de California y corporaciones privadas las cuales utilizan la mano de obra de los prisioneros-y ellos asu vez ganan los ?salarios imperantes.? Estos prisioneros son requeridos de pagar su cuarto y su tablero, la restitución y a hacer ahorros obligatorios. Solo una pequeña porción del dinero puede ser usada para comprar cosas necesarias de la cantina. Las corporaciones ganan enormes sumas de dinero. Las operaciones de Allwire Electronics para el CCWF reporta ventas de 15 millones anuales, aun pagando a los prisioneros por su labor un salario mínimo.
Las habilidades del trabajo aprendidas por aquellos que participan en los programas laborales, para la gran mayoría no son de fácil venta en la actualidad en los lugares de trabajo. Los prisioneros que trabajan para PIA usan equipo obsoleto y técnicas desactualizadas. Aquellos pocos que aprenden habilidades vendibles, puede que todavía no puedan conseguir un trabajo por el stigma de ser un ex – prisionero.
Aunque el trabajo asignado a los prisoneros es supuestamente trabajo voluntario, los prisioneros que se oponen o se resisten a realizarlo sufren graves consecuencias: ellos pueden estar fuera de su celda solamente por 2 horas al día, ellos solamente están permitidos de gastar un máximo de $35 dolares, ellos son inelegibles para tener un crédito de medio tiempo.
Las lastimaduras y daños en el lugar de trabajo son muy comunes. Ni PIA ni Joint Venture provee ningún tipo de aseguransa. Si algún prisionero insiste en recibir atención médica, arriesgará su posible relación de CO?s y con el mundo afuera.
Un poco de historia del trabajo en las prisión
Antes de la emancipación de los esclavos africanos, las instituciones penales fueron creadas para rehabilitar criminales basados en la creencia de que el ofensor podría ser reformado. Al termino de la Guerra Civil en Estados Unidos, el propósito cambió de la rehabilitación a proveer una fuente virtual libre para el capital. La emancipación de los esclavos creo una demanda para la mano de obra barata.
El vínculo entre la esclavitud y el encarcelamiento es totalmente claro. El artículo 13 de la Constitución de los Estados Unidos: ?Ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo por un crimen donde la parte tendrá que ser debidamente convicto, existirá en los Estados Unidos…? De esta manera, las penitencierias de hoy en día no son nada más que una plantación del Nuevo Milenio y los que trabajan en ella son los nuevos esclavos.
Las cifras en aumento de los encarcelamientos podrían ser reducidas invirtiendo en programas que sean de prevención, tales como aquellos que promueven una exitosa re-inserción a la sociedad.
Resulta impactantemente, saber que California gasta encima de $30,000 por persona que es encarcelada y menos de $6,000 para la educación de cada estudiante. El nivel promedio de educación en la población de las prisiones de California en de 7º grado.
La premisa del CDCR para la mano de obra en la prisión es ?para reducir la ociosidad y la violencia, y aumentar exitosamente la re-inserción para los prisioneros.? La realidad es que en California, cualquier día, el número de violaciones a la libertad condicional puede exceder al número de nueva gente que entra en este rango, lo cual crea un círculo vicioso donde la gente pobre y la gente de color son el blanco perfecto para las nuevas formas de esclavitud en los Estados Unidos. El sistema de prisiones nos recuerda la complicidad y las formas de involucramiento para una esclavitud del nuevo milenio.