Me encontré a mi misma

BG, persona ex prisionera del CCWF
Yo me solía vestir como niña, pero siempre fui un pequeño muchacho, yo no hablaba o actuaba o me sentaba como niña, yo tendría líos como un niño. Cuando fui encerrada a los 16 años me dije a mi misma, no, no puede ser como una chica porque me preocupaba mucho las cosas que la gente iba a decir, pero luego me dije a mi misma, vamos a tratar y empecé a vestirme como un chico todo el tiempo.
La gente en la prisión y los policías dirían “OH, pero si ella es un chico” pero yo diría, “no, yo soy una chica” y ellos me llamarían “el” pero yo realmente quiero que me llamen ella.
Yo estaría resignada y diría “esta bien, soy un chico, y que”. Si lo que importaba era lo que yo sabia sobre mi, no me importaba que pensaran los demás.
Desde que me encerraron en el año 2000, hay más aceptación a la gente homosexual aunque todavía hay personas en contra de la gente gay, tú no tienes que esconderte en el closet, hay más lugares para nosotros sentirnos cómodos. Pero cuando la gente me mira de manera intrusita me enoja mucho, pero no quiero decir nada porque una cosa le seguiría a la otra y me pondría a mi en problemas. Cuando yo estaba buscando trabajo, uno de los empleadores me dijo que yo podría tener el empleo si es que yo me ponía ropa apretada, arreglar mi pelo y que me maquillara. Yo sabia eso pues en la forma en que yo me vestía, no iba a conseguir un buen trabajo. Yo me podía vestir bien a mi propio modo y lucir profesional. Mi familia y mis amigos me dieron muchos problemas diciendo “tú ya eres una mujer adulta ahora, ya no eres una jovencita. Tu debes vestirte como una señorita, tu debes vestirte como solías vestirte antes”. Y yo le dije a ellos, yo me visto como quiero porque me siento cómoda, yo trate de hacerles entender, yo les dije que vayan a los espacios donde estaba la gente gay y entonces verían mas personas como yo. Tú no tienes que tratar de ser como yo, pero trata de entender que hay mucha gente como yo. Abran su mente para ver de donde yo vengo y entenderme por lo menos un poquito.
Yo siento que la razón por la que la gente piensa que estoy equivocada al vestirme así, aunque soy una chica, es que piensan que chicas no deben estar con chicas, chicas deben estar con chicos. La gente piensa que es un pecado ser una persona gay, pero ellos no saben porque no lo han probado. Yo no pienso que es malo vestirse de la forma en que lo hago y tampoco el de estar con chicas, porque mi corazón me dice que sea de esta manera. El mundo debería ser un lugar donde todos puedan vestirse de la forma que quiera. Pienso que solamente nos deben aceptar. Para mi, aunque la gente me mire mal, yo voy a ser de la manera que quiero.
Me he encontrado a mi misma.